Higiene facial

Facial en > Higiene facial
 

La limpieza facial es un acto indispensable para proporcionar una higiene adecuada a la piel del rostro.

La contaminación y suciedad del ambiente, maquillajes e incluso el estrés son algunos de los factores que producen que la piel tenga esa suciedad y pierda luminosidad y vitalidad. Por mucho que limpiemos nuestra piel con métodos habituales, ésta se ensucia día a día.

Las glándulas sebáceas de la piel producen sebo, una sustancia grasa que aparece a través de los orificios de los folículos pilosebáceos de la piel.

A este sebo pueden sumarse bacterias y células muertas que van tapando estos orificios, lo que origina puntos negros, granitos y otras imperfecciones

Antes de realizar la limpieza facial, nuestros profesionales evaluarán el tipo de piel para que el tratamiento sea el más ajustado al tipo de piel. Cada tipo de piel tiene unas características concretas y, por lo tanto, unas necesidades distintas.

Comenzaremos con una limpieza de cutis para retirar la suciedad superficial y una exfoliación para limpiar las impurezas profundas de la piel.

Una vez abiertos los poros y eliminada la suciedad es necesario cerrar poros y descongestionar la piel, a la vez que bajamos la inflamación que haya en los poros abiertos. Se suele proceder a un masaje facial relajante para devolverle tersura la piel del paciente.

Se finalizará el tratamiento con una mascarilla adecuada a la piel del paciente según necesidades

Las sesiones recomendadas son 2 cada 3 meses.
Las sesiones depende del tipo de piel pero suelen ser 4 hasta conseguir el aspecto deseado.

Para quién va dirigido

Para toda persona que quiera mejorar su piel en partes como la cara, el busto y el cuello.

DURACIÓN: 15m – 45m  de tratamiento.

MOLESTIA: Indoloro